EO! ¿Sabes cómo reducir el consumo de energía en el sector residencial?

En las comunidades de vecinos con sistemas de calefacción central es frecuente que haya dudas sobre la instalación o no de válvulas termostáticas y repartidores de costes, también conocidos como contadores.

Así que, en este post hablaremos sobre varios puntos que el usuario debe de tener en cuenta antes de instalarlos, ya que cada vecino querrá adaptar la calefacción a sus propias necesidades.

Actualmente, los vecinos de un edificio con calefacción centralizada sin individualización pagan por medio de los gastos de la comunidad, en donde se estipula una cantidad que no varía anualmente y que depende de varios factores, entre ellos, el tamaño y la distribución de cada vivienda.

De esta manera, si el vecino opta por instalar contadores y válvulas termostáticas, haría que su individualización en el consumo se contara de manera distinta, por lo que decidiría él mismo el gasto que va tener.

Hasta ahora, no hay una normativa que obligue a las comunidades a instalar repartidores, aunque en este caso, desde EOS recomendamos la instalación de los dispositivos por los múltiples beneficios económicos y energéticos que esto supone.

Como la legislación en este momento es un poco confusa, -como ocurre si lo extrapolamos al marco político, económico y social en nuestro país-, debemos  saber que:

Entonces, ¿sabríamos cómo se consigue ahorrar de manera eficaz?

  • Poniendo válvulas termostáticas en los radiadores, en donde el vecino adapta la temperatura a sus necesidades sin derrochar energía.
  • Instalando repartidores de costes en instalaciones en las que no es demasiado posible colocar contadores de energía.

De esta forma, al vecino le costaría entre 19 y 23€ -aproximadamente- comprar sus repartidores de costes, se pagaría una sola vez y la vida útil de estos dispositivos estaría condicionada por la duración de las baterías -que se sustituirían aproximadamente cada década-.

En relación a esto, en el servicio de lectura y emisión de recibos y suponiendo que se trate de un edificio con unas cuarenta viviendas, -entre cinco y siete radiadores por hogar-, cada vecino pagaría entre 1-2 euros al mes -cálculos estimados que podrían variar en función del número de viviendas, de repartidores a instalar, del tipo de instalación, etc-.

En las propuestas de rehabilitación de edificios que llevamos a cabo y con la experiencia que nos acredita, hemos comprobado que el ahorro en el bolsillo de nuestros clientes supera el 30% y que estos sistemas de individualización de consumo regulan la demanda y el gasto energético.

Para finalizar este artículo y saber más sobre la instalación de repartidores de costes y válvulas termostáticas visita AERCCA, la Asociación Española de Repartidores de Costes de Calefacción.